domingo, 15 de julio de 2012

Political animals



http://www.usanetwork.com/series/politicalanimals/
-Estreno: 15 de julio de 2012, USA.
-Drama, 42 minutos, 1 temporada, 6 episodios.
-No renovada.

-"Lo que esta serie hace es coger 'El ala oeste' y convertirla en 'Dallas'", escribió Tim Goodman, del 'Hollywood Reporter'. Pues cuando alguien lo clava, bien está citarlo, porque además es que es casi exactamente así. Obviamente, Aaron Sorkin no es el único con licencia para hacer drama político en televisión, ni su forma de hacerlo es la única posible, pero la que escogió esta serie es una decepción. O al menos, requiere que el espectador reajuste el chip un tanto. Y es que en un momento en el que las decisiones políticas son tan importantes y afectan las vidas de tanta gente, incluso más allá de sus países, ¿de verdad hay tragaderas para una trama de rehenes en Irán que se resuelve porque un diplomático ruso está obsesionado con el culo de la exprimera dama estadounidense?

'Political animals' eligió emitirse justo a la vez que 'The newsroom', y quizá la exhortación que Sorkin hizo con esta última serie a fijarse en lo esencial de las noticias y pasar de tonterías sea apropiada para la que fue su rival en la parrilla. Desde luego, se nota claramente cuál de las series se emitía en la veraniega USA y cuál en la HBO. En 'Political animals' seguimos a una familia claramente inspirada en los Clinton (él es un expresidente muy popular que engañaba a su esposa, ella intentó ser presidente después que él pero perdió las primarias, y ahora es la secretaria de estado del hombre que la derrotó), donde se cargan las tintas demasiado en los secretos de culebrón en lugar de en la política. Al ya citado expresidente ponecuernos (con novia nueva, una tetona de teleserie de médicos), y al ruso tocaculos hay que añadir un hijo gay, drogadicto y que intentó suicidarse, y la novia del otro, que es bulímica. Como otro de los personajes principales es una periodista que ganó un Pulitzer destapando deslices del expresidente cuando era presidente (y luego no ha vuelto a ganar más premios escribiendo sobre temas más serios), puede alabarse con justicia el intento de criticar a toda esa mentalidad de hoy en día de centrarse en escandalillos de poca monta en lugar de lo que realmente afecta al bien común, pero la serie acaba cayendo en lo mismo que censura. Esto no son personajes reales, sino diseñados por un guionista (Greg Berlanti, ex de 'Cinco hermanos'), así que la responsabilidad de centrarse en estas cosas es suya por completo.

Y es una pena, porque el reparto es muy bueno, coronado sobre todo por Sigourney Weaver, de la que se puede decir que ha nacido para papeles como este, de mujer que se mete impávida en terreno hasta entonces reservado a los hombres. Ya ha sido heroína espacial machaca-aliens, doctora entre gorilas, psicóloga criminal, e incluso primera dama anteriormente, en la comedia 'Dave', por lo que el papel de Mujer Más Poderosa Del Mundo le venía como anillo al dedo (aunque parece haber una extraña obsesión por que todo el mundo diga lo buena que les parece que está. No ya solo su exmarido o el ruso, sino hasta un camello negro veinteañero). En principio fue una miniserie de seis episodios, y no fue renovada.